Construcción de Telégrafos

La primera aplicación útil de la electricidad fue el telégrafo. Muchos fueron los que se dieron cuenta de la facilidad de hacer que sus efectos se vieran a distancia (por ejemplo, apretar un interruptor en un lugar y ver una bombilla encenderse en otro diferente) y de la aplicación que esto podía tener para la comunicación. Pronto surgieron numerosos modelos de telégrafos, más o menos afortunados, en diferentes partes del mundo. El que acabó imponiéndose fue el de Samuel Morse:

En España, al médico barcelonés Francisco Salvá y Campillo inventó un telégrafo que utilizaba el efecto de electrolisis (la disociación del agua por la electricidad). En la estación receptora habría un vaso por cada letra del alfabeto, cada uno con dos electrodos en su interior. Aquél que burbujease se correspondía con la letra transmitida:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s