Sir Henry Bessemer y la Alhambra

Henry Bessemer dejó su Autobiografía inconclusa. El último capítulo, titulado Conclusiones, lo escribió su hijo Henry. Entre otras cosas, en él explica cómo el inventor compró una casa “encantadora, aunque sin pretensiones, con hermosos y extensos jardines”, en Denmark Hill, al sur de Londres: “Asentado aquí, las mejoras y reformas que hizo, tanto en la casa como en los jardines, lo mantuvieron ocupado y entretenido durante unos cuantos años”. Henry Bessemer hijo continúa explicando lo importante que fue esta casa para su padre, y explica un par de detalles de la misma, el último de los cuales dice: “Otro ejemplo de su talento […] puede verse en la figura 90, que muestra el interior de una gruta construida por él en sus terrenos […] Como puede observarse en la ilustración, la gruta tiene una elaborada ornamentación, y tanto su diseño como el color han sido tomados de uno de los patios de la Alhambra. La ingeniosa aplicación de grandes espejos producía la ilusión de distancia”.

La Alhambra recreada por Bessemer

La Alhambra recreada por sir Henry Bessemer

No he encontrado evidencia alguna de que sir Henry Bessemer visitara alguna vez la Alhambra. Su gruta recrea un palacio, no un patio, aunque, por lo que muestra la imagen, no parece tratarse de ningún lugar concreto de la Alhambra. Su casa de Denmark Hill fue demolida en 1947. Como recuerdo del inventor sólo quedan, en este barrio del sur de Londres, el nombre de una calle, el de un colegio, y, al parecer, un viejo roble que se alza en el patio del colegio.

Bessemer, Henry. 1.896. “Sir Henry Bessemer, F.R.S. An Autobiography”. Págs 452 y 453.

The Hiz. The Newsletter of the Friends of Charlton Village. Bessemer 200th anniversary edition.

Conchita Piquer y Lee de Forest

El año 2010 se rescató del olvido una pequeña película protagonizada por una jovencísima Concha Piquer en el año 1923. La peculiaridad de esta cinta radica en que es sonora, y precede en cuatro años a “El Cantante de Jazz”, considerado durante mucho tiempo el primer filme sonoro. La película de Concha Piquer fue rodada con un novedoso sistema llamado Phonofilm, y dirigida por el inventor del mismo, un peculiar ingeniero estadounidense llamado Lee de Forest.

El sistema Phonofilm, inventado en 1920, consistía en la grabación del sonido en la misma cinta de la película, en forma de impresiones fotográficas. En el año 1923 Lee de Forest alquiló el teatro Rivoli de Nueva York para proyectar diversas cintas que había grabado con su nuevo sistema, entre ellas las de Concha Piquer, con objeto de promocionar su invento. Sin embargo no supo gestionarlo, y durante algunos años se utilizó el rudimentario sistema Vitaphone de la Warner Brothers, consistente en la sincronización de un disco con la película.

En el año 2010 Televisión Española rescató esta pieza en un documental sobre Concha Piquer, que puede verse en este enlace. Este vídeo muestra un extracto del mismo con la película de la artista española:

En los años 1950 Lee de Forest fue propuesto por tres veces para el premio Nobel de Física por su invento del triodo. Pero no gozaba de demasiada simpatía entre sus colegas, y nunca se lo concedieron. Sin embargo, en 1959, la Academia del Cine de Hollywood, ciudad en la que entonces residía con su cuarta esposa, le reconpensó con un Oscar honorífico por su Phonofilm.

Construcción de Telégrafos

La primera aplicación útil de la electricidad fue el telégrafo. Muchos fueron los que se dieron cuenta de la facilidad de hacer que sus efectos se vieran a distancia (por ejemplo, apretar un interruptor en un lugar y ver una bombilla encenderse en otro diferente) y de la aplicación que esto podía tener para la comunicación. Pronto surgieron numerosos modelos de telégrafos, más o menos afortunados, en diferentes partes del mundo. El que acabó imponiéndose fue el de Samuel Morse:

En España, al médico barcelonés Francisco Salvá y Campillo inventó un telégrafo que utilizaba el efecto de electrolisis (la disociación del agua por la electricidad). En la estación receptora habría un vaso por cada letra del alfabeto, cada uno con dos electrodos en su interior. Aquél que burbujease se correspondía con la letra transmitida:

La pila de Volta

La pila nació de la controversia entre dos científicos italianos, Luigi Galvani y Alessandro Volta. El primero estaba empeñado en demostrar que la electricidad era de origen animal, mientras que el segundo pretendía que se producía por contacto entre dos metales diferentes. Tras numerosos experimentos, en los que perdieron la vida gran cantidad de ranas, Volta zanjó la cuestión inventando la pila en 1800. Sin embargo, la electricidad no se producía por contacto entre dos metales diferentes, sino por reacciones químicas de oxidación reducción, algo de lo que el físico debió darse cuenta.