Las máquinas de Babbage

Máquina diferencial número 2 de Babbage

anthony_goto / CC-BY-NC-ND 2.0

Tras muchas peripecias, en 1832, Charles Babbage consiguió que el taller de Joseph Clement montara un prototipo de su máquina diferencial. Estuvo expuesto en su casa londinense durante algún tiempo, y allí al inventor le gustaba exhibirla en las reuniones sociales. La máquina había sido financiada por el estado,  y por eso Babbage la cedió, aunque dando cuidadosas instrucciones sobre su mantenimiento. No sé sabe exactamente la fecha en la que fue transladada al King’s College londinense. Allí permaneció hasta el año 1862, cuando fue exhibida en la Exposición Universal celebrada en esta ciudad. Al acabar ésta, el King’s College se negó a recibirla de nuevo, por lo que fue alojada en el museo de South Kensington, donde aún permanece a día de hoy:

Máquina diferencial número 1 de Babbage

Science Museum London / CC-BY-SA 2.0

Además, poco antes de morir, Babbage había empezado a construir su máquina analítica. Empezó por el “procesador” (mill, como él lo llamaba, en referencia a los talleres textiles, pues funcionaría con tarjetas perforadas, como los telares de Jaquard). También había construido algunas piezas de la segunda máquina diferencial, un diseño que tenía notables mejoras sobre el primero, basadas en sus ideas de la máquina analítica. Todo esto, junto con planos y notas, lo heredó su hijo Henry a su muerte, en 1871.

Henry trató de progresar en la construcción de ambas máquinas. Pensaba completar el “taller” (mill) de la máquina analítica:

Máquina analítica: mill

Jp Corkery / CC-BY-2.0

No llegó a hacerlo del todo, pero sí consiguió que funcionase calculando múltiplos del número π, aunque con algunos errores. El primero se debió a que se equivocaron al introducir uno de los decimales de π. Los otros, debido a algunos muelles del dispositivo de impresión, que no estaban lo suficientemente tensos:
cálculo de múltiplos del número pi

Lo que se construyó de la máquina analítica está también hoy expuesto en el Museo de la Ciencia de Londres, en South Kensington.

Henry también pensó construir la segunda máquina diferencial, pero requeriría mucho trabajo, mecanizar muchas piezas, e invertir mucho dinero, por lo que acabó fundiendo todo. Poco después se enteró de que un sobrino de Clement tenía en su poder más piezas de la misma, que le hubieran ayudado a completarla.

Muchos años después, ya a principios de la década de 1990, en el Museo de la Ciencia de Londres se construyó una segunda máquina diferencial siguiendo los planos de Babbage. No sólo eso. Las piezas se mecanizaron con las tolerancias de tiempos del inventor, para así comprobar si de verdad habría funcionado de haberse construido en su tiempo. Y no se construyó sólo una, sino dos. La otra está expuesta en el Museo de Historia de la Computación, en Mountain View, en California. Ambas funcionan perfectamente calculando e imprimiendo tablas:

Para saber más: http://www.fourmilab.ch/babbage/